Como he discutido en un #GraphForThought anterior sobre la geografía de la exclusión, la desigualdad se manifiesta en todo el territorio. La ubicación tiene en realidad una importancia crítica para pensar cómo las oportunidades están disponibles de manera desigual para las personas. En particular, cuando surgen disparidades espaciales en dimensiones relacionadas con la provisión de servicios públicos, como educación o salud, esto puede verse como una falla del estado para dar respuesta de igual forma a todos sus ciudadanos. Las desigualdades en salud a menudo se capturan en general al comparar las medidas de la esperanza de vida al nacer entre los grupos. Como señala el Informe sobre Desarrollo Humano 2019 recientemente publicado, las brechas en la esperanza de vida al nacer se están reduciendo entre países con bajos niveles de desarrollo humano y países con niveles muy altos de desarrollo humano (medido a través del IDH). Si bien se observa una convergencia en la capacidad básica de vivir una vida larga y saludable, impulsada principalmente por el hecho de que las ganancias obtenidas en la esperanza de vida entre los países con IDH bajo fueron tres veces el tamaño de las ganancias obtenidas en países con IDH muy alto, la brecha sigue siendo inaceptablemente alta: las personas en países con IDH bajo viven 19 años menos que las de países con IDH muy alto.

Si bien las brechas en la esperanza de vida al nacer se están reduciendo entre países, la evidencia disponible muestra que al interior de los países están aumentando (por ejemplo, en Canadá, Dinamarca, Finlandia, Japón, el Reino Unido, los Estados Unidos y varios países de Europa occidental). Hay mucha menos evidencia disponible sobre este tema en el contexto de los países en desarrollo, y donde está disponible, a menudo explora las desigualdades entre las zonas rurales/urbanas o se analiza a nivel municipal (ver, por ejemplo, el caso de Chile). Muy pocos estudios se acercan más al nivel de la ciudad.

En ALC, las ciudades son una importante unidad de análisis para comprender las disparidades de los hospitales, ya que ambas albergan a la mayoría de la población (el 81% de la población en ALC vive en ciudades, la mayor proporción entre las regiones en desarrollo) y notoria por sus altos niveles de desigualdad. La brecha extrema en los niveles de vida entre los barrios a menudo se ilustra visualmente en esta icónica foto aérea de São Paulo, que captura el asombroso contraste de las casas en los ricos barrios de Morumbi en la frontera con la favela de Paraisópolis. De hecho, mientras estas dos comunidades limitan entre sí, según datos de 2010 del Atlas de Desarrollo Humano de Brasil, Morumbi tiene un IDH de 0,93, mientras que Paraisópolis tiene un IDH de solo 0,64. Las estimaciones de 2018 encuentran que la brecha en la esperanza de vida a través de esta frontera invisible puede ser de hasta 10 años.

Pero, ¿cómo se ven estas disparidades de manera más sistemática al interior de las ciudades de ALC? Un estudio reciente de Usama et al. (2019) nos da luces sobre esta cuestión. Utilizando datos de la ciudad de Panamá, Santiago de Chile, Ciudad de México, Buenos Aires, Belo Horizonte y San José, los investigadores miden las brechas en la esperanza de vida al nacer entre áreas de diferentes estratos socioeconómicos. Como muestra este #GraphForThought, los resultados sugieren que existe una brecha sistemática en la esperanza de vida entre las personas que viven en las zonas más ricas (el decil superior) y las personas que viven en las zonas más pobres (el decil inferior). Para las mujeres, esta brecha alcanza los 18 años (en Santiago), y para los hombres alcanza los 11 años (en la Ciudad de México). Las brechas más pequeñas tanto para mujeres como para hombres se encuentran en San José.

Si realmente queremos "no dejar a nadie atrás" a medida que avanzamos hacia el logro de los ODS en nuestra región, combatir las desigualdades territoriales es prioridad. Esto significa que tenemos que ir más allá de los ingresos. Debemos abordar las desigualdades a múltiples escalas. Se necesita más investigación para comprender los principales determinantes detrás de estas brechas en diferentes contextos, incluyendo el papel de las disparidades ambientales (como la exposición a la contaminación del aire o el riesgo de desastres), las disparidades en la provisión de servicios públicos (como el acceso a una atención médica de calidad o la disponibilidad de servicios de agua y saneamiento), o disparidades en otras condiciones de vida (como alta incidencia de crimen y violencia).

Icon of SDG 01 Icon of SDG 10

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global