Si bien las medidas de contención como las cuarentenas han sido fundamentales para combatir la propagación del COVID-19, también han dado lugar a una ola sin precedentes de pérdida de empleos tanto en el sector formal como en el informal. Los datos de los Estados Unidos que muestran el cambio en el número de solicitudes del Seguro de desempleo ilustran cuán generalizado es el alcance de este problema. Desafortunadamente, las agencias estatales no han dado abasto para hacer frente a este aumento masivo de la demanda viéndose abrumadas con una acumulación de millones de reclamos impagos.

Con el fin de apoyar a las familias que enfrentan shocks negativos a sus ingresos, mejorar la capacidad del Estado para entregar efectivamente beneficios de protección social (como solicitudes de seguro de desempleo de trabajadores formales o reclamos de beneficios de asistencia social de trabajadores informales) es una parte esencial de una respuesta integral al COVID-19.

La mayoría de los países de ALC no tienen sistemas formales de seguro de desempleo ni datos administrativos sistematizados, lo que hace difícil saber cómo el número de solicitudes de beneficios de protección social está cambiando en tiempo real y así focalizar esfuerzos. En ausencia de estos datos administrativos, este #GraphForThought utiliza Google Trends para obtener una idea aproximada de cómo el volumen de personas que buscan beneficios de protección social en línea ha cambiado a raíz del COVID-19. Ahora bien, esta nota no intenta predecir indicadores reales (como el número de reclamantes o la tasa de desempleo) si no que más bien analiza cómo las búsquedas de beneficios posteriores a COVID19 se comparan con los niveles anteriores a COVID19, para tener una mejor idea de la escala actual del desafío que enfrentamos colectivamente. Por supuesto, debemos tener en cuenta que los cambios en el interés de búsqueda podrían reflejar muchos otros factores, como una mayor conciencia pública de que existen ciertos beneficios.

El gráfico muestra cómo la actividad de búsqueda para el tema “beneficios por desempleo” ha cambiado en siete países de ALC (aquellos con información disponible), utilizando 15 años de datos mensuales entre Enero de 2004 y Junio de 2020. La actividad de búsqueda anterior a COVID19 se muestra en gris y la actividad de búsqueda posterior a COVID19 se muestra en rosado. Los datos se normalizan en una escala de 0 a 100, donde los números representan el interés de búsqueda en relación con el punto más alto en el gráfico para el país y el período de tiempo dados (un valor de 100 es la popularidad máxima del término, mientras que un valor de 50 significa que el término es la mitad de popular). El gráfico utiliza el tema de búsqueda "prestaciones de desempleo" (un tema se refiere a "un grupo de términos que comparten el mismo concepto en cualquier idioma") en lugar del término de búsqueda "prestaciones de desempleo" (que solo mostraría coincidencias para el término de consulta en el idioma dado). Esto nos ayuda a comparar los cambios en la actividad de búsqueda para el mismo concepto en países que hablan idiomas diferentes, pero también en países donde se pueden hablar varios idiomas.

Lo que vemos en el gráfico es que desde que el COVID-19 comenzó a golpear a los países de ALC, las búsquedas de beneficios de desempleo han aumentado dramáticamente. En todos los países (a excepción de Chile, donde hubo un pico más alto en 2005), la popularidad de búsqueda alcanzó el nivel más alto de los últimos 15 años. Sin embargo, incluso en Chile, vemos un aumento drástico después del COVID-19 en comparación con el interés de búsqueda en los últimos diez años lo que coincide con que la tasa de desempleo en Santiago de Chile alcanzó su nivel más alto en 35 años. El salto relativo en el interés de búsqueda es especialmente grande en países como Uruguay y Colombia donde después de COVID-19 se volvió 5,6 y 11,1 veces más popular respectivamente que en cualquier otro momento durante el período de 15 años. En Uruguay, este extraordinario interés en la búsqueda de beneficios por desempleo coincide con un número récord de reclamos reales de beneficios por desempleo. Entre el 1 y el 28 de abril, el Banco de Previsión Social de Uruguay recibió más de 65,000 solicitudes de beneficios, más de cuatro veces el máximo anterior (16,000 reclamos) de cualquier mes desde mayo de 2003. Datos recientes de Brasil también sugieren que el interés de la consulta de búsqueda de registros corresponde con la pérdida de empleos récord —se han perdido más de 1.1 millones de empleos formales hasta el momento durante la pandemia, y la pérdida en abril fue la más alta en ese período desde que los datos comenzaron a recopilarse en 1992.

Si bien vemos un aumento drástico en el interés por los beneficios de desempleo, esto solo cuenta una parte de la historia en ALC, una región marcada por altos niveles de empleo informal. Como los trabajadores de este sector no tienen acceso al seguro de desempleo probablemente no estarían buscando este tipo de beneficios ante un shock negativo a sus ingresos. Para tener una mejor idea de cómo les está yendo a los trabajadores del sector informal, podemos ver cómo puede estar cambiando el interés de búsqueda en los programas de asistencia social. Como los nombres de estos programas son específicos de cada país y, por lo tanto, sería difícil comparar las consultas de búsqueda entre países, hacemos un acercamiento a la actividad de búsqueda en Brasil.

En Brasil, vemos que la actividad de búsqueda para un conjunto de términos de búsqueda de asistencia social ha alcanzado un máximo histórico después de la llegada de COVID-19. El creciente interés en los beneficios de asistencia social (que han existido desde antes de 2005) es sorprendente. En comparación con cualquier punto anterior a COVID-19, el interés de búsqueda en Bolsa Família (programa nacional de transferencias monetarias condicionadas de Brasil) fue 3,7 veces más popular, el interés de búsqueda en Tarifa Social (un subsidio a la electricidad para familias de bajos ingresos) fue 11,1 veces más popular, el interés en Cadastro Único (el registro único a través del cual las familias de bajos ingresos solicitan acceder a múltiples programas federales de asistencia social, incluida la Bolsa Família y la Tarifa Social) fue 33,3 veces más popular, y el interés de búsqueda en la Cesta básica (una canasta básica de alimentos, a menudo distribuida para las familias de bajos ingresos) fue 6,7 veces más popular. Sin embargo, a pesar de niveles de interés sin precedentes, muchas familias permanecen sin acceso a los beneficios debido a los desafíos de entrega. Por ejemplo, en algunos lugares las familias esperan en largas filas durante horas fuera de los bancos locales en un intento de acceder a su beneficio de emergencia Auxiliar.

 

El aumento dramático en la búsqueda de beneficios de protección social relativo a los niveles previos sugiere que un número sin precedentes de trabajadores en los sectores formal e informal necesitan ayuda en este momento. Debemos ayudar a garantizar que los países estén equipados para responder a este aumento de la demanda para ofrecer beneficios a todos de manera efectiva y rápida. En particular, esta crisis ha puesto de manifiesto las deficiencias de muchos sistemas de la región para llegar a familias vulnerables que anteriormente no formaban parte de las redes de asistencia social: la "clase media invisibilizada". Si bien la expansión de los programas de reducción de la pobreza en las últimas décadas ha ayudado a garantizar que los más pobres de ALC se identifiquen más o menos fácilmente a través de bases de datos de programas sociales en muchos países, en el contexto de COVID-19 estamos viendo las limitaciones de estos sistemas para ayudar a los trabajadores del sector informal (que no necesariamente han sido pobres antes de la crisis). Este medio está compuesto precisamente por aquellos que deben ser compensados ​​al máximo para quedarse en casa y garantizar que las medidas de contención sanitaria sean efectivas. Si bien "las opciones disponibles para los gobiernos que luchan por proporcionar ayuda financiera a las personas en el contexto de la pandemia de COVID-19 son una función directa de sus sistemas de entrega existentes", no es demasiado tarde. Invertir en mejorar estos sistemas aliviando la carga administrativa, ampliando la cobertura o aumentando la generosidad de los beneficios podría tener impactos positivos a largo plazo para construir sistemas de protección social más inclusivos y resilientes.

 

 

 

Ver más

Cargando…
Cargando…
Cargando…
Icon of SDG 01 Icon of SDG 03 Icon of SDG 08

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global