El cementerio invisible del COVID-19: pérdidas intergeneracionales para la niñez y adolescencia más pobre y medidas para abordar una pandemia de desarrollo humano.

21 may. 2021

El impacto de la pandemia es inequívocamente desigual. Esto se puede ver tanto en las oportunidades y los resultados del ámbito educativo como en otras esferas: las personas más pobres son mucho más vulnerables a los choques causados por la pandemia en la economía, la salud, y el apoyo al aprendizaje. Junto a esto, las políticas aplicadas para limitar la transmisión del COVID-19 imponen restricciones asimétricas en las poblaciones afectadas que exacerban la desigualdad y la pobreza.

Esto se amplifica en el caso de las personas más jóvenes, quienes se ven expuestas a sufrir enormes consecuencias colaterales derivadas de la pandemia, consecuencias que se multiplican en el caso de los que viven en los hogares más pobres. Las prácticas parentales y la existencia de un entorno estable durante los primeros años del niño son cruciales para la evolución de la persona en las etapas posteriores de la vida. 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global