Para continuar monitoreando la manera en que la pandemia Covid-19 afectó el bienestar de los hogares de la región, el Banco Mundial y el PNUD se unieron en la implementación de una segunda fase de Encuestas Telefónicas de Alta Frecuencia (HFPS) en América Latina y el Caribe. La encuesta, recopilada entre mayo y julio de 2021, toma el pulso socioeconómico de los hogares y mide el bienestar de la región un año y medio después de la pandemia.

Esta nota Una recuperación desigual: Tomando el pulso de América Latina y el Caribe después de la pandemia presenta los resultados emergentes en las áreas de mercados laborales, ingresos y seguridad alimentaria, educación, género, salud y acceso a servicios digitales y bancarios.

 

Mensajes Principales

  • Los indicadores del mercado laboral muestran signos de recuperación (el empleo se recuperó con respecto a 2020 e incluso con respecto a niveles pre pandémicos en algunos países), pero la calidad del empleo se deterioró (aumentó la informalidad).  Las horas trabajadas permanecen por debajo de los niveles pre pandémicos y, por lo tanto, más de la mitad de los encuestados informa que sus ingresos laborales no se han recuperado por completo.
  • Cerca de la mitad de los hogares de la región aún no pueden recuperar su nivel de ingresos (total) pre pandémico, si bien reciben apoyo del gobierno en forma de transferencias regulares y de emergencia y a pesar de los aumentos en las transferencias privadas.
  • Durante la pandemia, la inseguridad alimentaria casi se duplicó en la región. Los países con mayor desigualdad y pobreza experimentaron un impacto mayor en términos de inseguridad alimentaria.
  • La participación en alguna forma de actividad educativa en la región está doce puntos porcentuales por debajo de la tasa de asistencia antes de la pandemia. Además, el nivel y el tipo de participación varía sustancialmente entre y dentro de los países.
  • Las mujeres enfrentan mayores cargas que los hombres para conservar sus puestos de trabajo o reingresar a los mercados laborales. No solo continúan perdiendo empleos a tasas mucho más altas que los hombres, sino que están experimentando mayores aumentos en el trabajo doméstico no remunerado, particularmente en la supervisión de las actividades educativas de los niños.
  • El acceso a los servicios generales de salud volvió a los niveles anteriores a la pandemia, pero las dudas sobre la vacunación siguen siendo motivo de preocupación. Esto es particularmente cierto para los países del Caribe, los hogares rurales de toda la región y las poblaciones con niveles bajos de educación.
  • La pandemia incentivó el uso de billeteras móviles en toda la región, aunque las tasas de uso siguen siendo bajas.  El uso de transacciones digitales (tanto la banca móvil como el comercio electrónico) también aumentó, lo que indica la importancia de las tecnologías digitales para mantenerse económicamente conectados y/o recibir apoyo monetario.

 

Descargar Nota

Descargar presentación de los datos

 

Icon of SDG 01 Icon of SDG 03 Icon of SDG 04 Icon of SDG 08 Icon of SDG 10

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global