ambién se necesita con urgencia justicia para las mujeres, ya que la violencia de género ha ido en aumento durante el confinamiento. Foto: PNUD Brasil

COVID-19 irrumpió en América Latina generando un impacto negativo a una región que ya estaba experimentando desafíos de desarrollo sostenible y un lento crecimiento económico, y también impactó directamente en los sistemas judiciales y en el acceso a servicios de justicia para la ciudadanía. La Agenda 2030, especialmente el ODS 16, marca un rumbo para afrontar estos nuevos retos.

La crisis se ha desarrollado con graves consecuencias para los sistemas penitenciarios de América Latina, donde el hacinamiento promedio en las cárceles es del 64%. Las condiciones han empeorado y se han suspendido los proceso legales afectando derechos humanos fundamentalesde las personas privadas de su libertad, y el aumento de la carga en el sistema de justicia.   

La pandemia ha significado limitaciones graves para el ejercicio de derechos de las las personas privadas de su, tales como las visitas familiares, trabajo, la formación ocupacional y su participación en programas de reinserción social. Además de verse impactados por las audiencias aplazadas o acceso limitado a asistencia legal o jurídica. Los y las fiscales, funcionarios del poder judicial, y proveedores de asistencia jurídica, colegios de abogados, los abogados pro-bono, instituciones de derechos humanos, oficinas de defensores -también afectadas - desempeñan un papel crítico para asegurar que nadie se quede atrás.

Los grupos que enfrentaron obstáculos discriminatorios en el pasado ahora enfrentan desafíos aún mayores. Garantizar la justicia para todos debe centrarse en los grupos priorizadoss, incluidas las mujeres, niñez en riesgo de violencia, los ancianos y las personas con discapacidad, los migrantes los refugiados y solicitantes de asilo y las personas que se encuentran en centros de detención de inmigrantes. También se necesita con urgencia justicia inclisiva para las mujeres, ya que la violencia de género ha ido en aumento durante el confinamiento.

Las reglas y medidas de emergencia deben considerar las leyes y estándares internacionales de derechos humanos y deben respetar principios tales como proporcionales, no discriminatorios, de duración limitada, estrictamente relacionados con el contagio y sujetos a un seguimiento continuo. Es fundamental garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todos y todas , evitando la interrupción o limitación de la asistencia jurídica gratuita.

Soluciones innovadoras e integradas

Los métodos tradicionales de asistencia legal deben adaptarse a la COVID-19 y deben establecerse soluciones innovadoras como servicios de asistencia legal en línea o móviles para responder al aumento de la necesidad.

En toda América Latina y el Caribe, el PNUD está trabajando con los gobiernos para implementar soluciones integradas innovadoras que podrían aumentar el acceso a la justicia a través de la resiliencia digital y la transformación digital para garantizar la calidad y continuidad de los servicios legales en diferentes contextos; apoyar el desarrollo de políticas públicas y planificación estratégica para la reforma de las instituciones del estado de derecho de los sectores de seguridad y justicia; y brindar asistencia técnica al Poder Judicial y Ministerios de Justicia en el desarrollo de protocolos para el uso de nuevas tecnologías en la administración de justicia .

En Brasil, en coordinación con el Consejo Nacional de Justicia, un análisis de la población penal se llevó a cabo utilizando la definición del grupo de riesgo COVID-19 la infección a las medidas de prevención de esquema. Luego se estableció un paquete de medidas preventivas para la propagación de la COVID-19 dentro del sistema penitenciario y el sistema socioeducativo. Mientras que, en Panamá, el Ministerio de Gobierno (MINGOB), a través de la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP) y en coordinación con el Ministerio de Salud (MINSA), estableció medidas de acceso temporal a los centros penitenciarios debido al virus. 

Consolidar alianzas estratégicas y promover la cooperación sur-sur:

El PNUD cree que somos más fuertes si trabajamos juntos. En el caso de Brasil, consolidamos alianzas estratégicas para asegurar la transformación del sector justicia con el mismo horizonte: el 2030. Con la Oficina del Estado de Río de Janeiro, con la Fundación Internacional Legal (ILF), la Open Society Justice Initiative (OSJI), y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) de la Defensa Pública, y en colaboración con el Gobierno del Estado de Río de Janeiro, el Colegio Nacional de Defensores Públicos Generales de Brasil (conocido como CONDEGE), la Defensoría Pública de la Unión y la Asociación Nacional de Defensores Públicos de Brasil (ANADEP). ¿Cómo lograr una justicia inclusiva para todos? Un enfoque sin fronteras basado en la cooperación sur-sur es un elemento clave para soluciones integradas.

Una oportunidad para una justicia renovada e inclusiva para todos

Un "nuevo contrato social " debe ser más que restaurar los servicios de asistencia jurídica a su estado anterior. Asegurar una justicia inclusiva para todos - para el año 2030 - en América Latina requiere poner a las personas en el centro de los servicios, promover la transformación e innovación institucional, y potenciar el rol de los sistemas de justicias para crear oportunidades de desarrollo sostenible, de inclusión socio-economica y participación inclusiva.

Icon of SDG 10 Icon of SDG 16

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global