Helen Clark: Discurso en la reunión de alto nivel “Biodiversidad y desarrollo sostenible” - COP13 del Convenio Marco sobre Diversidad Biológica

02-dic-2016

El PNUD reconoce que la protección de la biodiversidad guarda relación con la lucha por erradicar la pobreza y el impulso del desarrollo humano sostenible. Foto: Vlad Sokhin / PNUD

Me complace reunirme con ustedes hoy para examinar la importancia trascendental de la biodiversidad en el desarrollo sostenible, y agradezco a nuestros anfitriones mexicanos la organización de este importante almuerzo.

La biodiversidad de la Tierra es el fundamento mismo de la supervivencia y el bienestar humanos. Perderla no solo acarrea graves consecuencias para el medio ambiente, sino que también pone en peligro los medios de vida, la salud y la seguridad alimentaria e hídrica de las personas, en particular de las más pobres y quienes viven en zonas rurales. 

Por consiguiente, es decisivo reconocer que la protección de la biodiversidad no solo guarda relación con medidas de conservación directas, sino también con la lucha por erradicar la pobreza y el impulso del desarrollo humano sostenible.

Esto exige la incorporación de una perspectiva de biodiversidad en todos los aspectos del desarrollo, en ámbitos como la agricultura, la pesca, la silvicultura, la minería, la energía, el turismo y el transporte. Varias de las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica suponen un llamado explícito a la incorporación de dicha perspectiva, mientras otras tienen impactos vinculados. La Declaración de Cancún propuesta es muy clara al respecto, lo cual es encomiable.

En el PNUD, hemos asumido hace mucho tiempo un compromiso con la incorporación de una perspectiva de biodiversidad en nuestra labor, y trabajamos con diversos aliados, entre ellos el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM). 

Mediante la mayor cartera de proyectos de biodiversidad y ecosistemas de las Naciones Unidas, integrada por unos 400 proyectos en 120 países con un valor superior a 1.600 millones de dólares en subsidios y 5.100 millones de dólares de cofinanciación, prestamos apoyo a un gran número de aliados para que incorporen una perspectiva de biodiversidad en sus actividades de desarrollo. 

A continuación se consignan algunos ejemplos:

• Con financiación del FMAM, hemos respaldado la labor destinada a garantizar que las actividades en sectores económicos, como la minería y la agricultura, tengan impactos mínimos en más de 250 millones de hectáreas de paisajes terrestres y marinos.

Aquí en México, por ejemplo, brindamos soporte para la certificación de la gestión responsable de 3,1 millones de hectáreas de bosques. Contribuimos al acercamiento de comunidades indígenas y locales con más de 20 empresas forestales comunitarias para fortalecer prácticas forestales sostenibles  y garantizar beneficios a la comunidad.

• Por medio de la Iniciativa de Financiación de la Biodiversidad (BIOFIN) del PNUD estamos prestando apoyo a 30 países para incorporar una perspectiva de biodiversidad en los presupuestos nacionales. Esto incluye el control de los gastos relacionados con la biodiversidad, la evaluación de las necesidades financieras de largo plazo y la determinación y formulación de soluciones eficaces para suplir las deficiencias nacionales de financiación  de la biodiversidad. 

Entre los resultados de esta labor figuran la integración de los aspectos relativos a la biodiversidad en las directrices sobre la inversión pública en el Perú; la elaboración de un nuevo mecanismo de financiación con los pagos de la responsabilidad social empresarial para actividades relacionadas con la biodiversidad en la India; y un nuevo mecanismo de uso de los aranceles de la tierra para la conservación en Guatemala;

• Por medio de su Programa de Green Commodities, el PNUD colabora con los países para abordar las causas fundamentales de la deforestación, la pérdida de la biodiversidad y la pobreza rural en comunidades dedicadas al cultivo de productos básicos. Hasta la fecha, 11 países han establecido plataformas nacionales para los productos básicos, que ofrecen espacios neutrales en que los interesados pueden formular una visión común y una agenda para el cultivo sostenible de productos básicos. 

Por ejemplo, en Costa Rica, con el auspicio de la plataforma nacional para los productos básicos sobre la piña, más de 50 grupos de interesados, incluidos compradores importantes como TESCO y Walmart, llegaron a un consenso sobre un plan de acción amplio para la promoción de la producción sostenible de piña; y

• En virtud de la Iniciativa sobre Pobreza y Medio Ambiente, del PNUD y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), prestamos apoyo a los países para que integren las preocupaciones relativas a la erradicación de la pobreza y la sostenibilidad ambiental en la planificación, presupuestación, aplicación y vigilancia de los marcos de política nacionales y subnacionales. 

Gracias a estos y muchos otros ejemplos en que el PNUD respalda la incorporación de una perspectiva de biodiversidad, hemos llegado a la conclusión de que la biodiversidad no es simplemente un elemento que deba añadirse a las políticas, los planes y las prácticas de los sectores productivos. En cambio, debe considerarse un componente indivisible, y muchas veces un requisito, para alcanzar el desarrollo sostenible, incluidos la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).  

Hemos observado esto claramente en nuestra prestación de apoyo a más de 3.000 zonas protegidas, en que las iniciativas de conservación no solo han beneficiado al medio ambiente, sino que también han tenido numerosos efectos positivos en las vidas y los medios de subsistencia de las comunidades locales. 

Por esa razón, el PNUD considera que la aplicación de las estrategias y planes de acción nacionales sobre biodiversidad, promovidos por el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD), es una vía decisiva y un posible catalizador de las primeras medidas relativas a los ODS. En asociación con el PNUMA y la Secretaría del CBD, estamos estableciendo un servicio de apoyo para que los países puedan liberar el enorme potencial de la biodiversidad y los ecosistemas en favor del logro del desarrollo sostenible y los ODS. El servicio prestaría apoyo técnico y financiero, y hacemos votos por que nuestros aliados respalden esta tarea. 

Para concluir, agradezco una vez más a nuestros anfitriones por reunirnos hoy aquí y les aseguro que el PNUD está firmemente comprometido con el éxito de esta Conferencia de las Partes.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe