Chile muestra la importancia de incluir a niños y adolescentes en la Agenda 2030

22-sep-2017

En Chile, entre 2015 y 2017, más de dos millones de niños, niñas y adolescentes (es decir cerca del 45% de todos los niños del país) fueron parte de la iniciativa. Foto: PNUD Chile

En el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas se desarrolló en Nueva York, el evento paralelo de alto nivel “El derecho de los niños a la participación y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, oportunidad en que María Estela Ortiz, Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia, dio cuenta de las opiniones sobre el planeta, las personas y la prosperidad vinculados a los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, entregadas por niños, niñas y adolescentes durante el proceso participativo “Yo Opino, es mi derecho”, que convocó a cerca de 659 mil participantes.

El encuentro fue co presidido por la Presidenta de Chile y la ex mandataria de Finlandia, en su intervención la Presidenta Michelle Bachelet Jeria enfatizó que “Nuestro gobierno ha puesto especial énfasis en el compromiso con los niños a través de una agenda sustantiva para el cambio; estamos trabajando en un nuevo trato con los niños y niñas; y también entre la sociedad y el Estado. Entendemos que no se cumplirán los 169 metas que nos hemos propuesto, sino integramos activamente a los niños y adolescentes en un proceso que los involucre, de manera tal que puedan hacer su propio juicio sobre los desafíos de los ODS”.

El programa del encuentro contempló la intervención de Jessica Faieta, Subsecretaria General de la ONU y Directora Regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para América Latina y el Caribe, quien sostuvo que  “La participación de la juventud en la toma de decisiones es fundamental en la formulación de políticas públicas y en la política. Tenemos que empezar desde temprano, tan jóvenes como sea posible. Reunir opiniones de diferentes grupos y comunidades—con toda su diversidad—no sólo mejora sus propias vidas, sino que también fortalece la gobernabilidad democrática y ayuda a reducir las desigualdades. Es una muestra de que juntos podemos trazar nuestro camino hacia el desarrollo sostenible ”

La finalidad de este encuentro paralelo a la Asamblea General -organizado por Chile, Unicef y el PNUD-, es dar a conocer esta iniciativa chilena “Yo Opino, es mi Derecho”, su metodología y resultados, como una experiencia exitosa en relación a la implementación de la Agenda 2030 en Chile; promover los derechos de los niños en el desarrollo de políticas públicas vinculadas a la infancia; así como identificar desafíos, mejores prácticas y lecciones con relación a la participación de niños, niñas y adolescentes en el cumplimiento de los ODS.

Para el Director Ejecutivo Adjunto de UNICEF, Justin Forsyth, “A pesar de los avances y el reconocimiento mundial de la importancia de la participación de los niños, aún queda mucho por hacer. Los niños siguen excluidos todos los días, especialmente los discapacitados, los niños migrantes, los niños refugiados, los niños que viven en zonas remotas y los niños que viven en la pobreza. Como parte del cumplimiento de los ODS la apuesta es no dejar a nadie atrás, sobre todo estos niños deben ser alcanzados con servicios, apoyo y sus voces deben ser escuchadas y tenidas en cuenta en la toma de decisiones”.

La experiencia de Chile.-

María Estela Ortiz Rojas, narró que entre 2015 y 2017, más de dos millones de niños, niñas y adolescentes (es decir cerca del 45% de todos los niños del país) fueron parte de la iniciativa “Yo opino, es mi derecho”, un proceso  pionero en el mundo que fue coordinado por el Consejo Nacional de la Infancia en todas sus versiones.

La última versión del Yo Opino que se desarrolló entre el 14 y 30 de junio del 2017, abordó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) acordados por Naciones Unidas con el propósito de combatir las desigualdades e injusticias, proteger el planeta y asegurar la prosperidad de todos y todas, y tuvo como lema “Cambiar, para que cambie el mundo”. La actividad convocó a cerca de 659 mil niños, niñas y adolescentes e incluyó al 33% de los establecimientos educacionales del 94,4% de las comunas del país.

Los diálogos se desarrollaron a través de metodologías específicas para cuatro distintos grupos entre 4 y 18 años de jardines infantiles y colegios municipales, subvencionados y particulares, que entregaron sus propuestas e ideas para un planeta sostenible.

“Yo Opino, es mi derecho” es un  proceso inédito por la magnitud de su convocatoria, cualquier niño o niña que viva en Chile, entre 4 y 18 años tuvo la posibilidad de  participar. En sus tres versiones convocó a cerca de dos millones de participaciones de niños, niñas y adolescentes de un 96% del territorio nacional. Hoy se pone a disposición de la comunidad mundial para ser observado y replicado por otros países.

En su intervención María Estela Ortiz Rojas, Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia, enfatizó que  “los niños, niñas y adolescentes tienen opiniones potentes sobre las problemáticas vigentes, no están “en su mundo” sino que desde “sus mundos” nos están pidiendo y proponiendo cosas para los problemas que compartimos. Ellos nos hablan de superar la pobreza, trabajo digno, educación de calidad y de la imperiosa necesidad de cuidar nuestro planeta. Para ellos, estos temas no son categorías separadas. Como los derechos humanos, son indivisibles y no jerarquizables. Una vez más, los niños nos enseñan de cosas esenciales”.

Durante el evento especial intervino la joven de Sri Lanka,  Jayathma Wickramanayake enviada del Secretario General de las Naciones Unidas para la Juventud, el diálogo desarrollado después de las intervenciones estuvo moderado por Michael Feigelson, Director Ejecutivo de la Fundación Bernard Van Leer.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe