14 de junio: Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2016

 Foto: PNUD Guatemala

El crecimiento económico por sí solo no va a reducir la pobreza y la desigualdad en América Latina y el Caribe. Este es uno de los mensajes clave del Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe "Progreso Multidimensional: Bienestar más allá del ingreso" del PNUD, que se presentará el 14 de junio en la sede del Parlamento Latinoamericano y Caribeño (Parlatino) en Panamá, con la presencia de más de 60 parlamentarios de la región.

“Está claro que “más de lo mismo” en crecimiento – y en políticas públicas – ya no rinde más de lo mismo en reducción de pobreza y desigualdad,” dijo la Subsecretaria General de la ONU y Directora del PNUD para América Latina y el Caribe Jessica Faieta.

“Un mayor crecimiento económico no conduce necesariamente a generar un mayor progreso social: tenemos que tener políticas diferentes, también en un momento en que se agotan los recursos fiscales para expandir las redes de protección social.”

El PNUD destaca que el bienestar de la gente es “más que ingreso”, con un llamado a que los líderes de la región se centren en el “progreso multidimensional”. Eso significa invertir en capacidades para la inserción laboral, en sistemas financieros que no lleven a un sobreendeudamiento de los pobres y reduciendo las brechas de género.

Este tercer Informe de Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe es una publicación con independencia editorial del PNUD. Y fue elaborado con el apoyo financiero de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Participan del Consejo Asesor del informe más de 20 autoridades entre ministros, senadores, académicos y los actuales líderes de las principales organizaciones multilaterales de la región.

Datos

UNDP_RBLAC_blogjimmy
Foto: PNUD Haití

El Informe muestra que los determinantes de “salida de la pobreza”(educación de calidad y empleo) difieren de aquéllos que “evitan la recaída en la pobreza” (existencia de redes de protección social y activos de los hogares). PNUD se centra en cómo construir “resiliencia”,—o la capacidad de absorber y recuperarse de choques externos, sean financieros, accidentes, tragedias o catástrofes-, sin que haya grandes fatalidades, pérdidas sociales y/o económicas. Esto es particularmente importante para los casi 220 millones de latinoamericanos que viven en situación de vulnerabilidad en la región: los que ni se clasifican como “pobres”, viviendo por debajo de la línea de pobreza de US $ 4 / día, ni han logrado ascender a la clase media (por encima de US $ 10 / día).