La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada en 2015 por países de todo el mundo, y su predecesora, la Declaración del Milenio, han desempeñado un papel fundamental en la creación de una aspiración común para el futuro -una más justa, sostenible y próspera para todos. Si bien sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecen nuestra línea de visión aspiracional más amplia, esta Agenda solo puede llevarse a cabo con éxito en nuestra región teniendo en cuenta las características particulares de América Latina y el Caribe (ALC). Además, es fundamental que profundicemos en los desafíos y oportunidades específicos del contexto que enfrentan los países de nuestra región, comprometiéndonos con la vanguardia del pensamiento y la investigación del desarrollo. También es fundamental que lo hagamos de una manera concreta y basada en hechos, no solo con jerga o eslóganes.

En este sentido, estoy lanzando una serie llamada “Graph for Thought” (“Gráficos para reflexionar"), donde compartiré visualizaciones de datos que ilustran cómo un diferente tema económico, social o ambiental está tomando forma en la región. La esperanza es que esta serie sea una invitación a reflexionar, refinar nuestras preguntas y pensar en la política de desarrollo.

El primer hecho que me gustaría compartir es uno que es relativamente bien conocido, pero es fundamental para definir nuestro nuevo enfoque del desarrollo en la región: América Latina y el Caribe es una región de ingresos medios, pero aún no se ha convertido en una sociedad de clase media. Las economías nacionales en ALC han crecido de manera rápida y constante durante las últimas décadas, pero este crecimiento no necesariamente se ha compartido equitativamente entre los hogares. Esto sigue el enfoque de vulnerabilidad a la clase media, presentado originalmente en Ferreira et al (2013), y López-Calva y Ortiz-Juarez (2014)

En la siguiente figura, podemos ver cómo los países han aumentado constantemente su ingreso nacional bruto (INB) per cápita. A medida que los puntos se mueven hacia arriba y cruzan los diferentes umbrales de INB per cápita (ingresos medios-bajos, ingresos medios-altos, ingresos altos), se están graduando a nuevos grupos de ingresos. Para 2016, todos los países de la región se han graduado a ingresos medios o altos.

Esta evolución es el resultado del crecimiento económico y los cambios en su distribución del ingreso. A medida que los puntos se mueven hacia la derecha o hacia la izquierda, muestran la proporción cambiante de la población que se define como pobre (vive con menos de $ 5.50 PPP 2011) por día), vulnerable (entre $ 5.50- $ 13.00 2011 PPP) y clase media (entre $ 13.00- $ 70 PPP 2011). En la figura podemos ver que la pobreza ha ido disminuyendo constantemente en todos los países (todos los puntos naranjas se movieron hacia la izquierda). Sin embargo, a pesar de este importante logro, también podemos ver que la seguridad económica de los hogares no necesariamente se ha estabilizado. Muchos hogares en la región siguen siendo vulnerables (los puntos verdes no se han movido mucho hacia la izquierda y, en muchos casos, se han movido hacia la derecha, lo que sugiere una proporción cada vez mayor de hogares vulnerables). Estas familias tienen una probabilidad relativamente alta de volver a caer en la pobreza si se produjera algún tipo de evento adverso o ante un shock. Si bien la clase media ciertamente se ha expandido (los puntos azules se movieron hacia la derecha), en promedio en toda la región, más personas siguen siendo "vulnerables" (37.6%) que "clase media" (35.4%).

Sin embargo, los países de la región aspiran a convertirse en sociedades fuertes de clase media. Una clase media consolidada es importante no solo porque significa que más personas vivirán una vida libre de pobreza, sino también porque es un motor importante para fomentar el crecimiento económico y porque puede dar lugar a un tejido social más estable y cohesivo. Esto nos deja con la pregunta más importante: ¿cómo llegamos allí? Esta pregunta es la fuerza impulsora detrás de nuestra nueva narrativa regional, que sostiene que la forma de llegar allí es un camino con tres vías: productividad, inclusión y resiliencia. Es importante destacar que estos tres carriles están interconectados y no pueden avanzar uno sin otro. Además, el proceso de pavimentación de estos tres carriles requiere una gobernanza efectiva como condición previa. Las próximas publicaciones de la serie Graph for thought o Gráficas para Reflexionar comenzarán a develar algunas de las formas en que la productividad, la inclusión, la resiliencia y la gobernabilidad efectiva se manifiestan en la región y lo que esto significa para la hoja de ruta hacia nuestra línea de visión aspiracional.

Datos: Datos de Pobreza, Vulnerabilidad y Clase Media de las tabulaciones del Laboratorio de Equidad de LAC del Banco Mundial de SEDLAC (CEDLAS y el Banco Mundial). "Pobre" corresponde a la proporción de la población que vive con menos de $ 5.50 (2011 PPP), "Vulnerable" corresponde a la proporción de la población que vive entre $ 5.50- $ 13.00 (2011 PPP), y "Clase media" corresponde a la proporción de la población que vive en entre $ 13.00- $ 70.00 (2011 PPP). INB per cápita Método Atlas (US $ a precios actuales) datos de los Indicadores de Desarrollo Mundial del Banco Mundial.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global