PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República Democrática del) Congo (República del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Croacia Cuba Côte d'Ivoire

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Iraq Irán

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Liberia Libia Líbano

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar México

N

Namibia Nepal Nicaragua Nigeria Níger

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Turkmenistán Turquía Túnez

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

Llamado por la paz | António Guterres

01-ene-2017

En mi primer día como Secretario General de las Naciones Unidas, una pregunta me pesa en la conciencia.

¿Cómo podemos ayudar a los millones de personas atrapadas en conflictos que sufren enormemente en guerras que no parecen tener fin?

La población civil es destrozada  con fuerza fatal. Mujeres, niños y hombres mueren o resultan heridos. Se  ven obligados a abandonar sus hogares, privados de sus bienes y en la indigencia. Hasta los hospitales y convoyes de ayuda son blanco de ataques.

De esas guerras nadie sale vencedor; todos pierden. Se gastan billones de dólares en la destrucción de sociedades y economías y se exacerban los ciclos de desconfianza y miedo que pueden perpetuarse durante generaciones. Se desestabilizan regiones enteras y la nueva amenaza del terrorismo global nos afecta a todos.

Hoy, día de Año Nuevo, pido a todos que nos hagamos un mismo propósito:

Hagamos de la paz nuestra prioridad.

Hagamos de 2017 un año en que todos –ciudadanos, gobiernos, dirigentes– procuremos superar nuestras diferencias.

De la solidaridad y la compasión en nuestra vida cotidiana, al diálogo y el respeto que trasciendan las divisiones políticas…

Del alto el fuego en los campos de batalla, a soluciones de avenencia en la mesa de negociaciones para llegar a soluciones política …

La paz debe ser nuestro objetivo y nuestra guía.

La dignidad y la esperanza, el progreso y la prosperidad, todo lo que como familia humana deseamos alcanzar, depende de la paz.

Pero la paz depende de nosotros.

Los exhorto a todos a que, conmigo, se comprometan con la paz hoy y todos los días.

Hagamos que 2017 sea un año para la paz.

Gracias.