PNUD promueve debate de alto nivel sobre drogas y hacinamiento carcelario en Brasil

30-abr-2015

Brasil tiene la cuarta mayor población carcelaria del mundo, detrás de Estados Unidos (2,2 millones), China (1,7 millones) y Rusia (676 000). Foto: Frontback / Creative Commons

Brasil, 27 de abril - El tráfico de drogas ha demostrado ser un factor decisivo en el crecimiento de la población carcelaria de Brasil en la última década. Según datos del Departamento Nacional Penitenciario (DEPEN por sus siglas en portugués) del Ministerio de Justicia, en la actualidad existen alrededor de 600.000 personas privadas de libertad en el sistema penitenciario, y el crecimiento de la población sigue creciendo.

Según el Consejo Nacional de Justicia (CNJ), Brasil tiene la cuarta mayor población carcelaria del mundo, detrás de Estados Unidos (2,2 millones), China (1,7 millones) y Rusia (676 000). Y si son contabilizadas las personas bajo arresto domiciliario, Brasil entonces se convertiría en el tercer país con mayor población carcelaria. El aumento de la represión y el encarcelamiento, sin embargo, no ha producido los resultados deseados, lo que crea la necesidad de profundizar la reflexión y reconocer la necesidad de nuevas medidas.

El debate que reunió a las principales instituciones del gobierno relacionados con el tema, la sociedad civil y la academia, en la regulación de los criterios para distinguir entre el tráfico y consumo de drogas y su relación con el hacinamiento en las cárceles, fue liderado por el PNUD Brasil para llevar a cabo la Legislación sobre las drogas y la sobrepoblación carcelaria en el país, el pasado lunes 27, en la Casa de las Naciones Unidas en Brasilia.

Durante un panel que precedió el debate contó con la presencia del Ministro de la Corte Suprema de Brasil, Gilmar Mendes; el Secretario Nacional de Políticas sobre Drogas, Vitore Maximiliano; la Sub-Procuradora General del Ministerio Público Federal, Rachel Dogde; la Procuradora de Justicia, María Teresa Gomes Uille; y el Asesor Principal para la Prevención del Delito y Justicia Penal de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), José Manuel Martínez Morales. El representante del PNUD, Jorge Chediek, coordinó el panel y el debate.

"¿Cómo el juez juzgará si no hay algo objetivo [en la ley]?", preguntó María Teresa Gomes al inicio del panel. La ausencia de la objetividad conduce a la falta de distinción entre usuarios y los micro-traficantes y por lo tanto el encarcelamiento de usuarios que deberían recibir asistencia médica para su recuperación.

La falta de criterios objetivos en la legislación brasileña para establecer la cantidad de fármaco considerado como de consumo personal y lo que constituye tráfico y venta de drogas da lugar a un juicio subjetivo sobre quien es usuario y el que es traficante. En este contexto, "el derecho penal está ignorando al usuario”, dijo Raquel Dodge.

José Morales, de ONUDD, afirmó que las personas que usan drogas no deben ser tratadas como criminales, sino como personas que necesitan ayuda. Para el experto, el hacinamiento en las cárceles es una violación de los derechos humanos.

"En febrero, el estado de São Paulo comenzó a institucionalizar la audiencia de custodia, y el resultado fue muy exitoso", dijo el ministro Gilmar Mendes, lo que sugiere que la audiencia de custodia - que consiste en la creación de una estructura multidisciplinaria en los tribunales de justicia que recibe presos en flagrancia – sea aplicada a nivel nacional. Por lo tanto, debe haber un análisis de la necesidad de mantenerse en esa prisión o la posibilidad de medidas alternativas a la prisión.

Otro tema de la agenda fue la falta de distinción entre distribuidores grandes y pequeños en la sentencia penal. "Personas capturadas con tres gramos de marihuana recibieron del Tribunal de Justicia la misma pena, de 3 a 7 años, de los que traficaba una tonelada", expresó Dodge.

Ministro de la Corte Suprema estuvo de acuerdo con la Sub-Procuradora y dijo: "Es necesario que trabajemos con los profesionales del derecho con el fin de tener una uniformidad mínima, para que no ocurra que alguien con unos pocos gramos y alguien con toneladas sufran la misma pena". María Teresa Gomes en la misma temática expresó: "El pequeño comerciante, que suele ser primero detenido, termina por tener contacto con grandes criminales que controlan el tráfico dentro de la cárcel." Este contacto es perjudicial para la recuperación de la persona y su reinserción en la sociedad, según la procuradora

Para Raquel Dodge, el Derecho Penal termina siendo muy estricto con el microtraficante y no con el gran distribuidor. "La sentencia impuesta debe ser siempre proporcional a la gravedad del delito", concluyó.

El debate que siguió al panel dio oportunidad a que los representantes de diversas entidades expresaran sus posiciones, y todos concordaron en la importancia de continuar y desarrollar la discusión con el fin de lograr mejoras en la calidad de la ley en relación con el comercio y el consumo de drogas. Los participantes del evento elogiaron la iniciativa y escucharon al Representante Residente del PNUD en Brasil ofreciendo su apoyo y compromiso con este tema, de modo que los cambios en esta área beneficien lo antes posible, a miles de personas en ese país.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe