Colombia: El fin del conflicto generará beneficios económicos sustanciales, revela un nuevo informe del PNUD

10-jun-2014

Los colombianos tienen mucho que ganar con la paz, segun un nuevo estudio de PNUD-CERAC. Foto PNUD Colombia

Bogotá 10 de junio – Tras más de cinco décadas de conflicto en Colombia, la paz puede traer beneficios económicos y sociales tangibles, según un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC).

“El mensaje que queremos trasmitir hoy es un muy sencillo: no sean escépticos o indiferentes, valoren mucho más la paz; atrévanse en creer en la paz, porque trae beneficios para todos. La paz trae beneficios económicos y ayuda a atender mejor problemas estructurales del país como la desigualdad, la marginalización de ciertas regiones o debilidades legislativas; ningún país en el mundo que haya logrado salir del conflicto de una manera durable ha dejado de sentir los beneficios de la paz” afirmó el coordinador de las Naciones Unidas en Colombia, Fabrizio Hochschild, durante la presentación del estudio PNUD-CERAC ¿Qué ganará Colombia con la paz?

Jorge Restrepo, director de CERAC, explicó que si hoy el PIB se duplica cada 18,5 años, sin conflicto se habría podido duplicar cada 8,5 años. “Es decir, el aumento anual del PIB, que fue de 4,3% en 2013, sin conflicto hubiese podido ser de 8,7 %” afirmó el director de CERAC.

La paz también traerá un sistema financiero más incluyente, según el informe:  “En un país sin violencia asociada al conflicto el sistema financiero podrá llegar a más colombianos en zonas rurales,    disminuirá el riesgo país, aumentará la posibilidad de pagar más rápidamente la deuda, y esto atraerá a nuevos inversionistas”, explicó Restrepo.

Ademas, la reducción del conflicto resultara en menos víctimas de la violencia asociada al conflicto y mejor calidad de vida para todos y mejor distribución de la propiedad de la tierra.

Al explicar cómo este documento es el resultado de un trabajo de 6 meses, Hochschild señaló cómo aún le es muy difícil entender por qué hay tanto escepticismo o indiferencia en torno a la posibilidad de lograr la paz en Colombia ya que tras cinco décadas de conflicto parecerían obvios los enormes beneficios de la paz.

“Veo varias formas de escepticismo frente a la paz –afirmó el Coordinador de la ONU y Representante Residente del PNUD en el país. “Después de varias generaciones de guerra, algunos ya no creen que la paz sea posible, el miedo y la desconfianza han echado raíces muy profundas y dominan la manera de ver las cosas; también he escuchado en zonas afectadas por el conflicto que no se atreven a imaginar una Colombia en paz; para otros, sobre todo los que viven en las grandes ciudades, muy lejanas al sufrimiento de la confrontación, la paz simplemente no importa tanto porque el conflicto, gracias a lo alcanzado en seguridad en los últimos diez años,  ahora parece muy etéreo... Hay además una narrativa según la cual un proceso de paz, o el actual proceso de paz, no le sirve a todos los colombianos”.

País de regiones, beneficios diferenciados – El director de CERAC recordó que entre 2000 y 2012 no hemos logrado ni una seguridad permanente ni una paz sostenida.

“En efecto, el conflicto regresó al 80% de los municipios que lograron cesarlo por lo menos durante un año y sólo ha finalizado en zonas cercanas a núcleos urbanos y en la región andina; pero las zonas donde el conflicto es persistente, donde se registran mayores niveles de violencia, suelen estar ubicadas  principalmente en la periferia del país”, dijo Restrepo mostrando los mapas generados por el estudio (ver presentación adjunta).

En términos generales, entendidas como ganancias generadas sobre el bienestar para la sociedad, los beneficios de la paz podrán verse en forma de:

 Remoción de obstáculos que impiden el desarrollo económico y social.

 Reducción o desaparición de un costo que impide el desarrollo económico.

 Generación de ganancias pecuniarias, tangibles e intangibles relacionadas con la paz.

 Aparición de nuevas oportunidades para el desarrollo.


Comentarios a la investigación

Mónica De Greiff, presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá, reaccionó al estudio afirmando que si bien echaba en falta información más específica sobre el impacto diferencial en mujeres y niños, este trabajo debería convertirse en un instrumento de política pública y reflexión para el sector privado. “Cuando hablo con  reincorporados a la vida civil sobre lo que resienten no haber hecho, siempre responden que estudiar”, relató.

En un posacuerdo el sector público y privado, más que nunca, deben trabajar de la mano, dijo la Presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá: “Imaginen lo que esto podría permitirnos: más control sobre otro tipo de actividades ilícitas, como el contrabando, el chantaje, el narcotráfico, la extorsión, la corrupción, el lavado de activos”, afirmó.

De Greiff también resaltó cómo la paz habría el espacio para incentivos especiales en las zonas  más afectadas por el conflicto, acciones de emprendimiento y nuevas oportunidades para el desarrollo del capital humano.

A su turno, Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad, expresó que la paz será de una enorme importancia para que Colombia deje de ser una sociedad sin miedo. No obstante, agregó, no creía que las limitaciones al crecimiento o el daño ambiental no se deben sólo al conflicto armado sino además a una ausencia de inversión y acciones de desarrollo en grandes zonas del país., como una política de competitividad que incluyera el fortalecimiento de las instituciones.

Rosario Córdoba señaló cómo la paz le permitiría reducir enormes costos que hoy se van en seguridad privada y permitiría fortalecer y conectar los mercados internos. “Sabemos que no se trata de que se acaba el conflicto y mañana vamos a crecer 8%, pero sí es la posibilidad de crear condiciones para un desarrollo más equilibrado”.

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe