PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República Democrática del) Congo (República del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Croacia Cuba Côte d'Ivoire

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Iraq Irán

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Liberia Libia Líbano

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar México

N

Namibia Nepal Nicaragua Nigeria Níger

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Turkmenistán Turquía Túnez

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

Afrodescendientes en Uruguay ocupan menos del 1% de cargos jerárquicos

28-nov-2013

Informe sobre población afro-uruguaya. Foto: Andrés Cribari

La población afrodescendiente en Uruguay representa el 7,8% de la población total del país. Una investigación relevó información acerca de 6.787 cargos de trabajo y dio con que del total solo 51 personas afrodescendientes ocupan altos cargos en instituciones  públicas y privadas.

Los niveles de pobreza de la población afrouruguaya duplican a los de la no afro, y la tasa de indigencia de los primeros triplica la de los segundos. Estas tasas elevadas se deben a que tanto hombres como mujeres afrodescendientes tienen inserción en el mercado de trabajo en puestos de bajos ingresos, mientras que el menor acceso a empleos de calidad se debe, entre otros factores, al resultado del menor nivel educativo alcanzado por buena parte de esa población.

Estos datos fueron presentados el jueves 28 de noviembre y corresponden a la publicación Situación socioeconómica y mapa político y de liderazgo de la población afrodescendiente en Uruguay del proyecto regional del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo Población Afrodescendiente de América Latina II.

Casi tres de cada diez afrouruguayos vive en situación de pobreza y cerca de la mitad de ese tercio reside en asentamientos irregulares con malas condiciones de vivienda y equipamiento. Las mujeres jóvenes y que viven en el interior del país presentan aun más desventajas en estos aspectos. Si se comparan las tasas de desempleo de las mujeres afrodescendientes y las no afro se intensifican en cuatro puntos (12% y 8%, respectivamente). Siete de cada diez afrouruguayos tienen condiciones de vida, de empleo y de ingreso aceptables; sin embargo, si se comparan los promedios de niveles de vida de la población de Uruguay, su situación es peor que la de la población no afrodescendiente.

Sobre la estructura demográfica de la población afro, el estudio indica que es más joven que el resto y presenta una dinámica propia de las poblaciones más pobres: su fecundidad es más alta y sostenida a lo largo de las generaciones. En términos territoriales, la población afro se concentra en Montevideo y en los departamentos de frontera con Brasil. En tanto, evaluando los datos sobre la cobertura de salud, el estudio indica que la población que vive en la capital del país asiste a servicios privados mientras que en el interior mayoritariamente asiste a instituciones de la salud pública.

Con respecto a la educación, los datos también indican que persisten desigualdades. La población estudiada concentra peores indicadores educativos que el resto y se registran entre ellos las mayores tasas de analfabetismo. Esto sucede independientemente de la edad y de la zona de residencia. Los niveles de rezago y de deserción son más altos que en otros grupos poblacionales.

El estudio también advierte que es preocupante el bajo porcentaje de jóvenes afrodescendientes que cursan el nivel terciario, especialmente en el interior del país.

Sobre el trabajo, se da cuenta de que 28 de cada 100 ocupados en el país son informales y no existen diferencias sustanciales entre hombres y mujeres, pero sí entre afrodescendientes y no afro: los primeros marcan una tasa más elevada de este tipo de empleo.