Mujeres dominicanas: creatividad a partir de desechos del banano

El proyecto busca promover la autonomía económica, el empoderamiento y la participación de mujeres. Foto: Pedro Espinal / PNUD República Dominicana
Si te empiezo a decir todo lo que se hace con la fibra de banano, no termino”, dice Renata Montesinos, artesana de República Dominicana. Foto: Pedro Espinal / PNUD República Dominicana
El proyecto ha ayudado a más de 700 mujeres a generar ingresos propios. Foto: Pedro Espinal / PNUD República Dominicana
Renata y otras mujeres buscaron una alternativa para generar ingresos a partir de este producto. Foto: Pedro Espinal / PNUD República Dominicana
En el país, el sector artesanal es fuente de ingresos para más de 6.000 familias. Foto: Pedro Espinal / PNUD República Dominicana

“Si te empiezo a decir todo lo que se hace con la fibra de banano, no termino”, dice Renata Montesinos, artesana de República Dominicana. Junto con otras mujeres de Valverde, una provincia del noroeste del país, produce carteras, cuadros y diversos objetos de decoración a partir de los desechos de este fruto.

Valverde, de 160 mil habitantes, se destaca por la producción y exportación de banano, lo que genera 15.000 empleos directos. Sin embargo, la cantidad de mujeres productoras con fincas propias es muy limitado. A través de la creatividad, Renata y otras mujeres buscaron una alternativa para generar ingresos a partir de este producto. 

El proyecto “Impulsando la Autonomía Económica y la participación de las mujeres en la provincia Valverde”, que ejecuta el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Agencia de Desarrollo Económico Local de Valverde (ADELVA) con apoyo financiero de la Fundación Popular, apoya a las mujeres de la zona para emprender y buscar oportunidades laborales.

Aspectos destacados

  • El proyecto ha ayudado a más de 700 mujeres de la provincia de Valverde a generar ingresos propios.
  • En 2016, más de 1,500 personas participaron en 38 jornadas de sensibilización y 13 capacitaciones en emprendimiento, generación de ideas, rentabilidad, participación femenina, y estrategia de ventas realizadas.
  • En República Dominicana, el sector artesanal es fuente de ingresos para más de 6.000 familias y mueve alrededor de US$ 312 millones anuales.

El proyecto busca promover la autonomía económica, el empoderamiento y la participación de mujeres en la provincia mediante el fortalecimiento de sus capacidades, la inserción en el mercado laboral, la mejora en el acceso a recursos económicos y su integración en la toma de decisión a nivel local.

Con apoyo del PNUD, más de 700 mujeres han sido capacitadas en planificación, gestión de emprendimientos, uso de tecnologías de información y comunicación, y encadenamientos productivos y comunitarios.

Tres días lleva convertir la fibra del tallo y la cáscara del banano en carteras, sombreros, cuadros, pulseras, collares, floreros y flores, entre otras artesanías. “Solamente hace falta el deseo de aprender y confiar en que se puede”, dice Gertrudis Santiago, de 68 años.

“El negocio está en las ferias de artesanía que se realizan aquí en Valverde y lo que más disfruto hacer para vender son mis cuadros”, dice.

Ella y Renata, ambas madres de familia, se sienten realizadas con esta iniciativa que les ha enseñado a ser productivas “independientemente de la edad”, según Gertrudis.

Si bien el proyecto Autonomía Económica enfatiza el empoderamiento de las mujeres, ha incluido la participación de hombres en las 38 jornadas de sensibilización y 13 capacitaciones que sean llevado a cabo en temas de emprendimiento, generación de ideas, rentabilidad, participación femenina, y estrategia de ventas. En 2016, estas actividades contaron con la participación de más de 1.500 personas.

 “Si en un día vendes tres piezas puedes tener una ganancia de $3.000 pesos aproximadamente (unos US65), aunque a veces no cobramos lo justo”, dice Renata. Sin embargo, “más allá de lo económico, está la satisfacción de obtener ingresos producto del propio trabajo”, asegura.

En República Dominicana, el sector artesanal es fuente de ingresos para más de 6.000 familias y mueve alrededor de US$ 312 millones anuales. Sin embargo, de 6.300 artesanos de la provincia de Valverde, solo el 20% son mujeres. Tanto Renata como Gertrudis se encuentran en el rango de mujeres dominicanas de entre 40 y 67 años que se han dedicado a diversos emprendimientos en la provincia para generar ingresos familiares, según datos del Observatorio Mipymes.

“Las experiencias de ambas son inspiradoras para seguir desarrollando proyectos similares en otras provincias. Además de impulsar la productividad y la economía, se visibiliza el potencial y liderazgo que tienen las mujeres como agentes de cambio a nivel local y la importancia de que sus aportes sean tomados en cuenta a la par de los de los hombres para contribuir al cumplimiento de los retos de la Agenda 2030”, dice Luciana Mermet, Representante Residente Adjunta del PNUD en República Dominicana.

 “Contar con el apoyo de mi pareja ha sido clave para continuar y pensar que esto no es un pasatiempo, sino un proyecto a largo plazo para obtener finanzas”, dice Renata. Su sueño es tener su propia tienda de artesanía.