Nuestro enfoque

 Haiti. Foto: PNUD Haiti

A través del trabajo en "Gobernabilidad y paz", el PNUD se enfoca en el estado de derecho, la justicia, la seguridad, los derechos humanos, la prevención de conflictos, los procesos políticos inclusivos, y las instituciones transparentes y responsables. Esto incluye trabajar con los grupos más marginalizados como las mujeres, la juventud, y los pueblos indígenas y afrodescendientes.

Motivados por la creencia de que la verdadera riqueza de las naciones es su gente, el PNUD apoya un desarrollo centrado en las personas, la apropiación y la creación de capacidades, el desarrollo territorial, y los enfoques basados en los derechos humanos y la igualdad de género:  

RESPETO POR LOS DERECHOS HUMANOS

El respeto por los derechos humanos y la búsqueda del desarrollo humano promueven la libertad, la dignidad y el valor de las personas. Cuando se cumplen los derechos, los pobres pueden participar en las decisiones que afectan a sus vidas. El PNUD apoya los derechos humanos para el desarrollo en más de 100 países y conecta socios y aliados a una red global.

Transversalizar el género y los derechos humanos en las políticas y los programas de desarrollo, pone la atención en aquellos que a menudo son excluidos, tales como minorías étnicas, pueblos indígenas, mujeres, niños, y niñas, personas con discapacidad y personas adultas mayores o de edad.

El PNUD trabaja por tanto para asegurar que los planes, las políticas y los procesos de desarrollo se anclan en los valores universales de los derechos humanos y el estado de derecho – guiados por la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por ejemplo, los acuerdos entre el PNUD y los pueblos indígenas y sus organizaciones son fundamentales para promover y fortalecer la gobernabilidad democrática y los derechos humanos, prevenir y resolver conflictos, reducir la pobreza y hacer un manejo sostenible del medio ambiente.

DESARROLLO HUMANO

Creemos firmemente que ampliar la riqueza de la vida humana, más que simplemente la riqueza de la economía, debe ser el verdadero objetivo de una iniciativa de desarrollo. Así, la gente debe estar en el centro del desarrollo, tanto los beneficiarios como los impulsores de las iniciativas, a nivel individual y colectivo. Esto es lo que en el PNUD entendemos como Desarrollo Humano. La gente debe empoderarse con las herramientas y el conocimiento para construir sus propias comunidades, estados y naciones.

La resiliencia también es importante como parte del desarrollo humano. La resiliencia puede ser definida como la capacidad de una persona o comunidad para resistirse y adaptarse a shocks o cambios bruscos, gestionar crisis y crecer más fuertes.  Dicha capacidad asegura que las sociedades, comunidades y familias puedan aguantar las crisis – ya sean por un desastre natural o un cambio brusco de los precios de la comida -, volver a su situación original después de las mismas con relativamente pocos daños a largo plazo y estén mejor preparadas para eventuales crisis futuras.

El PNUD expresa su compromiso con el desarrollo humano a través de su publicación insignia, el Informe de Desarrollo Humano (IDH). Algunos informes relacionados con la temática de gobernabilidad y construcción de la paz son los siguientes: Informe de Desarrollo Humano para América Central 2009-2010, Informe de Desarrollo Humano del Caribe 2012 (sólo en inglés), Informe de Desarrollo Humano para América Latina 2013-2014.

ENFOQUE TERRITORIAL

El PNUD considera fundamental el involucramiento del nivel local como fuerza para impulsar un desarrollo humano más efectivo. Los territorios y las instituciones locales deberían ir más allá de la provisión de servicios y jugar un rol de actor del desarrollo para lograr resultados sostenibles.

A través del enfoque territorial del desarrollo, diferentes instituciones locales y actores trabajan juntos para definir estrategias de desarrollo que reflejen una amplia variedad de intereses y prioridades a nivel local.

Para el PNUD, abordar los retos de desarrollo requiere soluciones y respuestas contextualizadas y la inclusión de todos los niveles de toma de decisión, así como actores sociales, de la economía y del desarrollo.

TRANSVERSALIZACIÓN DE GÉNERO

El cumplimiento de los derechos de las mujeres y hombres, culturales, económicos, políticos sociales y humanos está en el centro del marco de desarrollo humano del PNUD y es vital para el logro de un desarrollo sostenible.

A través de la transversalización de la perspectiva de género en nuestro trabajo, el PNUD busca incorporar aportaciones tanto de las mujeres como de los hombres en la implementación de marcos legales, políticas públicas y programas en todas las esferas políticas, económicas y sociales. El objetivo es que mujeres y hombres se beneficien por igual de las iniciativas de desarrollo y llegar a la igualdad de género.

El PNUD tiene un enfoque doble de transversalización del género: por un lado, el PNUD apoya el empoderamiento de las mujeres y las niñas a través de iniciativas específicas de género y, por otro lado, aborda las preocupaciones de género en el desarrollo, la planificación, la implementación y evaluación de políticas públicas y programas.

La estrategia de igualdad de género contribuye al trabajo de gobernabilidad y paz del PNUD mediante:

- Mejora de la respuesta institucional a la violencia de género y promoción de la perspectiva de género en políticas de seguridad.

- Promoción de la participación igualitaria de hombres y mujeres en los procesos de gobernabilidad así como igualdad de acceso a los servicios, como precondición para el logro de una gobernabilidad democrática efectiva.

- Inclusión de las mujeres en todos los niveles formales e informales de los procesos de paz, para que se tengan en cuenta sus prioridades en la agenda de prevención de conflictos, recuperación temprana de las crisis, paz duradera, resiliencia y desarrollo sostenible.

- Impulso del desarrollo económico local con enfoque de género a través de la inclusión de esta perspectiva en las políticas y agendas de desarrollo nacional y local para la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.  

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe