Enfoque

Meeting
Ciudadanos de El Salvador proponen la inclusión de temas importantes para la Agenda Post 2015. Foto: PNUD El Salvador

A pesar de haber logrado grandes avances en términos de equilibrio social y progreso económico, la delincuencia y la inseguridad ponen en riesgo el desarrollo humano en América Latina y el Caribe. Con menos de nueve por ciento de la población mundial, la región es la más violenta del mundo, concentrando el 27 por ciento de todos los asesinatos cometidos.

La alta desigualdad social, el subempleo entre los ciudadanos más jóvenes y la necesidad de mejorar la capacidad institucional para poner freno a la delincuencia son el telón de fondo de la inseguridad, además  de la continua lucha contra las drogas.

Los gobiernos han aumentado el gasto más para tratar de resolver el problema. Tan sólo en América Central, donde las tasas de homicidio de 4 personas por cada 100,000 habitantes  son 11 veces el promedio, los gobiernos gastaron 4 billones de dólares en la seguridad y la justicia en 2010. Esto representa un aumento del 60 por ciento en cuatro años, más de lo que algunos países reciben en ayuda-según un reciente estudio del PNUD.

Varias áreas de trabajo del PNUD son los ladrillos fundamentales de la base de la estabilidad de la región y el desarrollo sostenible. Hemos estado trabajando en estrecha colaboración con los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil y el sector privado en las iniciativas que van desde la formación de las fuerzas policiales y el fomento de desarme para aumentar las oportunidades de empleo para los jóvenes.

Desarrollo Humano

Hands
Foto: Rene Gonzalez para PNUD Paraguay

 

Este es uno de los temas clave que aborda el PNUD en su próximo Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe (2013), que se centra en la seguridad ciudadana.

• De acuerdo con el informe, los países de la región siguen sufriendo de falta de capacidad en materia de justicia y seguridad. Esto se refleja en la alarmante tasa de casos que quedan impunes, las crisis en los sistemas penitenciarios regionales, y los bajos niveles de confianza de los ciudadanos en las instituciones judiciales y policiales.

Como resultado, la privatización del sector de la seguridad está ganando cada vez más terreno - que sirve para aumentar las desigualdades y deja sin resolver los desafíos que enfrentan los gobiernos como garantes de la seguridad ciudadana.

• En segundo lugar, el informe revela un crecimiento regional más cuantitativo que cualitativa: El mercado de trabajo sigue siendo frágil en algunos campos, y muchos jóvenes sin empleo y la rápida urbanización, acompañada de una ruptura en el tejido social añaden cargas a la clase media ya vulnerable.

• En tercer lugar, en algunos casos los lazos comunitarios se han debilitado, mientras que la inseguridad cobró un precio muy alto, lo que reduce el número de lugares para promover la cooperación, la confianza y la participación ciudadana. En algunos casos, esto da lugar a iniciativas que rayan en el vigilantismo.

• En cuarto lugar, las amenazas crecientes a la seguridad obstaculizan gravemente las capacidades y libertades de los latinoamericanos. Aunque el crimen organizado es conocido como un catalizador de la violencia y la delincuencia a nivel local y transnacional, la vida cotidiana de los ciudadanos está llena de delincuencia callejera, la violencia de género y la violencia entre los jóvenes, todo en un círculo vicioso.

¿Cómo abordamos estos desafíos?

Alt text for image
Foto: PNUD Paraguay

El PNUD proporciona asesoramiento técnico en materia de seguridad ciudadana a 17 países de la región. Además, trabajamos en varios países de América Latina y el Caribe creando Observatorios de Violencia, que, junto con los informes y análisis, ayudan a trazar el problema, identificar las causas de la inseguridad, así como a poner de relieve los casos de éxito en la prevención de la delincuencia y la violencia. El PNUD también trabaja activamente para fortalecer las capacidades institucionales para el diseño, implementación y evaluación de las políticas nacionales y locales. Este trabajo se basa en el respeto de los derechos humanos y trata de abordar los aspectos de desigualdad de género.

Nuestro Centro Regional con sede en Panamá trabaja con las oficinas del PNUD en los países de América Latina y el Caribe para apoyar las iniciativas de prevención de la violencia y promover la seguridad, la prestación de asesoramiento técnico a los gobiernos a nivel nacional, estatal y municipal y las organizaciones de la sociedad civil. Frente a estas necesidades en un entorno cambiante, el PNUD también promueve el intercambio de conocimientos entre los países de América Latina y el Caribe, así como en otros países.

Related publications
A Decade of Work on Citizen Security and Conflict Prevention in Latin America & the Carribean 2001-2010

This report is a joint effort between the Bureau of Crisis Prevention and Recovery (BCPR) and the Regional Bureau for Latin America and the Caribbean (RBLAC) seeking to compile the United Nations Development Programme (UNDP)’s work in the areas of Conflict Prevention and Citizen Security during the first decade of the 21st century in Latin America and the Caribbean region.

Issue Brief: Citizen Security

This Issue Brief addresses the topic of Citizen Security— the process of establishing, strengthening and protecting democratic civic order, eliminating threats of violence in a population and allowing for safe and peaceful coexistence— and how UNDP does it.