El futuro a medias | Lorenzo Jiménez de Luis

22 dic 2017

 2 de cada 10 mujeres entre los 15 y los 19 años en República Dominicana han estado embarazadas o han sido madres. Foto: PNUD República Dominicana

Hace ahora unos años alguien compartió conmigo un video que me impactó profundamente. Se llamaba “El Efecto Niña”. 

El video reproduce en tres minutos el destino de millones de niñas y adolescentes en el mundo.

Años después, al llegar a República Dominicana y estudiar sus retos en materia de desarrollo humano, recordé aquel video y concluí que si la República Dominicana, a pesar de su altísimo crecimiento económico sostenido, de su importante transformación social y de su modernización, no resuelve el problema del embarazo adolescente, jamás llegará a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el 2030.

Hace unos días, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) lanzó su Informe Nacional de Desarrollo Humano 2017 consagrado a esta temática. Este informe se complementa a su vez con otro presentado por UNICEF y el Banco Mundial en agosto e igualmente con el informe presentado en noviembre por la ONE y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Los tres documentos conforman un todo global y coherente producto de una realidad siniestra. Dos de cada 10 mujeres entre los 15 y los 19 años en República Dominicana han estado embarazadas o han sido madres. El 15.9 % de la población total. Seguramente será un porcentaje superior habida cuenta que los embarazos empiezan a producirse ya a los doce años.

Las causas de esa realidad siniestra, someramente descrita, son múltiples; pero sus consecuencias son claras: baja o muy baja calidad de vida, escaso bienestar, pobreza recurrente, exclusión.  

El vínculo entre pobreza y embarazo infantil y adolescente es claro, lo que no lo era tanto y el Informe del PNUD pone de manifiesto, es el costo de oportunidad que el embarazo adolescente tiene para el desarrollo humano de esas jóvenes. Es decir, las oportunidades que pierden como consecuencia de esos embarazos o maternidades precoces.

Esta realidad, insisto siniestra, empeora si tenemos en cuenta que ella tiene un impacto igualmente cuantificable en el joven embarazador, en el entorno familiar de la niña o adolescente embarazada y por supuesto también en el o la menor, producto de ese embarazo.

Estamos hablando de la mitad de la población.

La buena noticia empero es que esos efectos espeluznantes que acarrea el embarazo adolescente no son necesariamente irreversibles.

La tendencia se podría invertir si se introduce de manera urgente una nueva arquitectura de políticas que incidan e integren la prevención, así como la mitigación de los efectos por embarazo a través de políticas de atención y protección. Políticas que aseguren mayores oportunidades.

Una nueva arquitectura en suma que tenga un carácter multidimensional, que llegue al nivel local (enfoque territorial) y se implemente a lo largo del tiempo.

Si lo anterior se adopta e introduce pronto, las posibilidades de cumplir con los compromisos adquiridos por el Estado podrán cumplirse. Si no es el caso; mucho me temo que estaremos hablando de un país con un futuro a medias. El de la mitad privilegiada de la población.    

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe