¿A punto de tomar una decisión? Primero averigüemos qué nos enloquece | Jacinda Fairholm

26 may 2017

 En la República Dominicana, el PNUD creó un análisis de riesgo que mejora el conocimiento sobre las amenazas sísmicas y la vulnerabilidad física de la zona del Gran Santo Domingo. Foto: PNUD

El artículo de New York Times más leído en 2016 fue Why you will marry the wrong person ("Por qué uno se casa con la persona equivocada"). En un podcast posterior a la publicación, el autor Alain de Botton señala cómo los ideales románticos entorpecen un análisis claro y la aplicación de los criterios comprobados antes de tomar una de las decisiones más importantes, podría decirse, en la vida de una persona. El matrimonio, que puede ser enormemente enriquecedor y fructífero o, en el otro extremo, completamente empobrecedor, suele planearse en momentos emotivos de sueños y euforia. Tomar decisiones equivocadas puede tener altísimos costos emocionales y económicos, con altas probabilidades de afectar a los hijos y al futuro.

Botton sugiere que el proceso de selección debe tomar en cuenta una pregunta clave: "¿Qué es lo que me enloquece?" En otras palabras, analizar las propias fallas y considerar lo que podría ser riesgoso para la pareja o para uno mismo permitirá tomar una mejor decisión en el largo plazo.

De hecho, para tomar cualquier decisión importante deberían considerarse los riesgos, los beneficios y los costos: Una evaluación de riesgos. Un enfoque pragmático para tomar una decisión que podría conllevar consecuencias sociales, económicas y físicas. Si tomamos el consejo de esta filosofía, la pregunta que habría que hacerse es "¿qué es lo que enloquece al país?".

Es decir, "¿cuáles son los riesgos?" Un buen análisis de riesgos significa cuantificar un peligro o amenaza potencial y combinarlo con una evaluación de los posibles efectos adversos. Quiere decir preguntarse "¿a qué riesgos nos exponemos?, ¿cuáles son las probabilidades?"

Este paso debería complementarse con una reflexión sobre la pregunta "¿cuáles son nuestras debilidades?". Cómo podrían las privaciones socio-económicas, la desigualdad de género, la inseguridad alimentaria o enfermedades de propagación extensa, como la malaria, hacer que un país sea más propenso a sufrir adversidades más profundas o duraderas.

La otra cara de la evaluación de riesgo es el conocimiento de las propias fortalezas. Ciertos factores, como la efectividad del gobierno, las medidas de protección social, el acceso a servicios como salud y educación y el estado de la infraestructura física, contribuyen en conjunto a la capacidad nacional o regional de responder a una crisis o mitigar sus efectos en la población. Los desastres, al igual que un matrimonio fallido, pueden ser desastrosos para el crecimiento y el progreso, tanto a nivel personal como social o económico.

En América Latina y el Caribe, muchos países se están planteando esas preguntas. Colombia, Guatemala, Honduras y El Salvador están trabajando para adaptar al contexto nacional una herramienta de análisis de riesgos, conocida como Índice de Gestión de Riesgos (INFORM).  El Índice brinda una metodología simplificada y estandarizada para analizar y cuantificar el riesgo de crisis y desastres humanitarios, y entender cómo las condiciones que los causaron afectan el desarrollo sostenible.

La herramienta utiliza fuentes públicas para proveer un índice compuesto e identificar dónde es mayor el riesgo. Ello permite que los actores nacionales y regionales puedan encauzar recursos, asistencia y herramientas a los fines más apropiados, con el objetivo de aumentar la resiliencia y reducir la probabilidad y los costos de los desastres. La información puede extraerse por distrito o región, para identificar en qué lugares algunas medidas de protección o planes de acción (por ejemplo, inversiones públicas, compensaciones sociales para disminuir la vulnerabilidad o estrategias de gestión de la tierra) ayudarían a reducir el riesgo. También reconoce tendencias a través del tiempo, lo que permite priorizar territorios y acciones. En América Latina, la herramienta se está modificando para que refleje la realidad de cada país y pueda ayudar a la toma de decisiones con información sobre riesgos, lo que se utilizará en los procesos de planeamiento y programación, asignación de recursos y respuesta a desastres. La evaluación de riesgos es un paso pragmático para identificar en dónde se encuentra la causa potencial de "locura" y qué se puede hacer al respecto.

Preguntarse "¿qué me o nos enloquece?" sería muy útil para lograr un compromiso serio con el propio desarrollo, tanto a nivel micro como macro: la búsqueda de una trayectoria que dé frutos y no consuma energía ni provoque más miseria a su paso. En términos de matrimonio, la pregunta abre la puerta a la evaluación y al conocimiento del grado de inversión en otra persona. En términos de desarrollo, puede ser la base para mitigar los costos económicos, físicos y sociales asociados con la locura de las crisis y los desastres. 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD América Latina y el Caribe 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe