• El cambio climático y tú: ¿cómo puedes ayudar a poner en práctica el Acuerdo de París? | Ignacia Holmes y Sergio García

    08 ene 2016

    A nivel global, el PNUD recientemente anunció que ha atingido la “neutralidad climática”, que es el proceso de medir, reducir y compensar las emisiones de gases de efecto invernadero. Foto: PNUD Chile

    Los países se comprometen a ser cada vez más ambiciosos en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. A partir de abril de 2016 deberán firmar el Acuerdo de París, la base del nuevo régimen climático mundial convenido en la COP21, la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático, que tuvo lugar del 30 de Noviembre al 11 de Diciembre del 2015 en la capital francesa. Posteriormente, el acuerdo deberá ser ratificado por cada estado. Treinta días después de que el país número 55 lo ratifique, cuando ello implique que las emisiones de carbono de todos los países que ya lo hayan hecho equivalgan al 55% de las mundiales, el tratado entrará en vigor.

    De acuerdo: admitamos que el régimen internacional es algo complejo. Sin embargo, ello no significa que cada uno de nosotras y nosotros tengamos que esperar a que el Acuerdo de París sea operativo para comenzar a actuar a escala individual. De hecho, en el PNUD Chile estamos totalmente convencidos de que cualquier respuesta global empieza con un gesto personal.

    ¿Pero con qué tipo de gestos? Pues, por ejemplo, con algo tan simple como apagar la luz al acabar tu jornada de trabajo.  Las “toneladas de CO2” fueron uno de los temas estrella en las negociaciones climáticas de la COP21, y nos propusimos contabilizar cuánto CO2 se emite a la atmósfera si dejamos la luz prendida en la oficina durante todas las horas comprendidas desde que nos vamos a casa hasta que regresamos al día siguiente, por la mañana.

    Manos a la obra: usando una calculadora de emisiones de CO2 basada en datos de la Comisión Europea, descubrimos que las 15 horas de luz innecesaria que supone el hecho de dejar los fluorescentes de nuestra sala prendidos durante la noche implican la emisión de 3,69kg de CO2, considerando que la energía consumida procede de la quema de combustibles fósiles.

    Y uno puede seguir contando: 18,5 kg de CO2 por semana, 74 kg al mes, 886 kg al año. Y eso equivale a una única sala de una única oficina, y sin contar los fines de semana.

    ¿Te imaginas todo el CO2 que se puede ahorrar al año? ¿En Chile, en Sudamérica y en el mundo?

    A nivel global, el PNUD recientemente anunció que ha atingido la “neutralidad climática”, que es el proceso de medir, reducir y compensar las emisiones de gases de efecto invernadero. Siguiendo las prácticas amplias de la industria, organizaciones como el PNUD evalúan las emisiones de gases de efecto invernadero y toman medidas para reducir las emisiones globales, y, cuando las emisiones no se pueden evitar, compran créditos que financian proyectos de mitigación del cambio climático.

    El potencial es significativo y verdaderamente notable, ¿no crees? El medio ambiente sale ganando y el presupuesto de tu oficina, también. Además, contribuiremos a que el Acuerdo de París y su implementación sean un éxito: tú sí que puedes hacer algo contra el cambio climático.


Sobre los autores
thumbnail

Ignacia Holmes, oficial de Medio Ambiente y Energía del PNUD Chile.

thumbnail

Sergio García Rodríguez es encargado de Comunicaciones, área de Medio Ambiente y Energía en PNUD Chile.

Publicación destacadas
El PNUD en América Latina y el Caribe: un socio para el desarrollo sostenible

Revisa el trabajo del PNUD en América Latina y el Caribe en tres áreas estratégicas: desarrollo sostenible, gobernabilidad democrática y clima y resiliencia.