• Las mujeres pueden ser las mejores agentes de la paz, si las dejamos | Roma Bhattacharjea

    20 sep 2013

    women
    MUJER QUE DIRIGE UN CENTRO DE ENFRIAMIENTO DE LECHE EN INDIA. UN PAPEL MÁS IMPORTANTE PARA LAS MUJERES EN LOS NEGOCIOS AYUDA A PROMOVER LA PAZ Y LA ESTABILIDAD A LARGO PLAZO. (FOTO: GRAHAM CROUCH/PNUD)

    Estamos a 21 de septiembre de 2013 y la palabra de moda es “paz”. Pero cuando hablamos de paz normalmente pensamos en hombres que dejan de lado sus armas, firman un tratado y reconstruyen el país.

    Sin embargo, en este Día Internacional de la Paz, tenemos que recordar el papel fundamental que han desempeñado las mujeres en países afectados por conflictos; debemos dejar de pensar en ellas como víctimas desdichadas y más bien verlas como agentes de cambio que invierten en su familia y su comunidad y que tienen el potencial de construir sociedades pacíficas y prósperas.

    La comunidad internacional puede hacer más para apoyar a las mujeres a acceder a empleos, propiedades, mercados y nuevas competencias. Respaldar su independencia financiera puede ser muy útil para darles voz y poder de negociación cuando se trata de tomar decisiones al interior de la familia y la comunidad, incluso en los rincones más remotos y devastados por la guerra.

    Mejorar el acceso de la mujer a educación, capital, trabajo y mercados propicia el crecimiento equilibrando e inclusivo. La región de Asia-Pacífico pierde entre US$42.000 millones y US$47.000 millones al año debido a las restricciones que pone al acceso de la mujer a oportunidades de empleo. Esto también tiene efectos negativos sobre la cohesión social, la estabilidad y la confianza en las instituciones, todos aspectos fundamentales para una paz estable a largo plazo.

    Cuando una mujer tiene empleo también es mucho más proclive que un hombre a invertir los ingresos en alimentos, educación y atención de salud para su familia. Con niños más saludables y mejor educados, las sociedades pueden empezar a poner fin a los ciclos de pobreza y violencia.

    No son objetivos inalcanzables. Desde hace mucho tiempo, el PNUD ha estado centrando su atención en el empoderamiento de la mujer para que esta ayude a prevenir activamente los conflictos y participe en igualdad de condiciones en el proceso de recuperación después de una crisis. En 2012 en Burundi, luego de décadas de guerra civil, el PNUD ayudó a más de 7.000 personas –de las cuales el 47% eran mujeres– a invertir sus ahorros en pequeños negocios. El proyecto no solo aumentó el ingreso familiar, sino gracias a él las mujeres tienen ahora un interés económico en la paz duradera.

    En todo el mundo, las mujeres ya cumplen un rol fundamental en propiciar cambios; solo necesitan apoyo y reconocimiento para hacerlo.

    Roma Bhattacharjea
    Asesora superior en cuestiones de género para la Dirección de Prevención de Crisis y Recuperación del PNUD, con sede en Nueva York.