Nuestra Perspectiva

      • Una sombra de 40 años: el 11 de septiembre de Chile | Heraldo Muñoz

        11 sep 2013

        image
        Reflejo de un niño tomado en los barrios marginales del campamento Juan Pablo II en Santiago, Chile. Foto: Nicolas Pinto Tironi/PNUD

        Cuarenta años después del golpe de Estado del 11 de septiembre encabezado por el general Augusto Pinochet, que derrocó al presidente democráticamente electo Salvador Allende, muchos todavía me preguntan: ¿Acaso no fue Pinochet el responsable del milagro económico que transformó a Chile en un ejemplo de éxito? Un reciente editorial del Wall Street Journal expresó el deseo de que los “egipcios tengan nuevos generales en el molde de Augusto Pinochet" que "reclutó reformadores pro-libre mercado y facilitó la transición a la democracia." Pinochet personificó una contradicción inquietante. Ganó elogios por la transformación de la economía en una de las más prósperas de América Latina. El principal problema de los defensores de Pinochet fue su brutalidad y corrupción. Si solo hubiera modernizado la economía de Chile sin asesinar, torturar y exiliar a decenas de miles de disidentes y no hubiese sido descubierto con cuentas bancarias secretas en el extranjero, piensan algunos. Sin embargo, las bases de la modernización económica preceden a Pinochet. La reforma agraria de la década de 1960 e inicios de los 70 permitió que el régimen militar estimulara una economía impulsada por la agroindustria y orientada a la exportación. En 1970 la tasa de analfabetismo era inferior al 10%,Leer más

      • ¿Qué tienen las empresas que ver con los derechos humanos? | Heraldo Muñoz

        06 sep 2013

        image
        Las empresas deben trabajar junto con los gobiernos y la sociedad civil para proteger los derechos humanos, ya que contribuyen al crecimiento económico. En la foto, mineros en Brasil (Foto: Sebastião Barbosa/ONU)

        ¿Qué ha llevado a más de 400 representantes globales, regionales y nacionales de empresas, asociaciones industriales, gobiernos, organismos regionales e internacionales, sindicatos, sociedad civil y representantes de pueblos indígenas a debatir juntos sobre el impacto de las empresas en los derechos humanos? Fue lo que me pregunté al abrir el primer Foro Regional de América Latina y el Caribe sobre el Impacto de las Empresas en los Derechos Humanos, que tuvo lugar en Medellín del 28 al 30 de agosto, y que reunió representantes del sector minero, energético-petrolero, de alimentos y bebidas, banca y finanzas y agropecuario. Dialogaron con comunidades locales, ONGs y funcionarios del sector público. Sin duda la región ha crecido en los últimos años, pero la inversión, especialmente en el ámbito de las industrias extractivas y la tenencia de la tierra, tiende a estar asociada a conflictos sociales. Y eso es un desafío que tenemos que enfrentar si buscamos, juntos, un desarrollo realmente sostenible: en los ámbitos económico, social y ambiental. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reconoce a los derechos humanos como componente central del desarrollo humano. Por eso hemos convocado a este Foro, con el apoyo del Grupo de trabajo de laLeer más

      • Los conflictos han cambiado, y esto debe reflejarse en la futura agenda de desarrollo | Jordan Ryan

        02 ago 2013

        image
        Residentes del campamento de Somaliland desplazadas debido a sequía o conflicto. (Foto: Stuart Price/UN Photo)

        Desde la creación de las Naciones Unidas en 1945, la comunidad mundial se ha esforzado para abordar los retos relativos a los conflictos interestatales. Ahora, en 2013, la naturaleza de los conflictos está cambiando. Actualmente, los conflictos armados que causan 1.000 o más muertes anuales han disminuido drásticamente. Más de 526.000 personas aún mueren por medios violentos cada año, pero la mayoría de estas muertes responden a conflictos internos, y no a guerras entre países. Nuevas formas de conflictos violentos han reemplazado las guerras tradicionales. Algunos ejemplos son la violencia intercomunitaria, como la ocurrida en la República Democrática del Congo, Somalia y Siria, y la violencia relacionada con la delincuencia, tan frecuente en distintitas partes de América Latina y el Caribe. Hoy, por cada muerte ocurrida en una guerra reconocida, nueve personas pierden la vida en manos de delincuentes y pandillas violentas. Esta forma de violencia entorpece los esfuerzos para luchar contra la pobreza, hace mella en las comunidades y expone a mujeres y niñas a numerosos abusos. Ahora que los líderes mundiales se están preparando para debatir el contenido de la nueva agenda mundial que reemplazará los Objetivos de Desarrollo del Milenio a partir de 2015, reconocer la naturaleza cambianteLeer más