6 Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente

¿Dónde estamos?

América Latina y el Caribe se han producido importantes avances en la legislación ambiental y en la creación de instituciones con mandatos que llevan directamente a las preocupaciones ambientales. Sin embargo, persisten importantes retos en la aplicación efectiva de los acuerdos institucionales y las nuevas disposiciones legales, así como en la integración de un enfoque basado en los principios de la sostenibilidad, sobre todo la sostenibilidad del medio ambiente-en la toma de decisiones en otros ámbitos políticos, como la energía, la agricultura y la demografía . En la mayoría de los países de la región, la protección del medio ambiente es defendido por relativamente nuevas instituciones cuya relación peso político y capacidad, así como su financiación, generalmente inadecuado para la magnitud de su misión, que por lo tanto tiende a dejarse de lado en favor de los sectores políticamente arraigada objetivos cuyos efectos económicos son medibles y de fácil comprensión por la población.

Protección de los bosques

Los gobiernos de la región están invirtiendo en la protección del medio ambiente. Y degradación de los bosques se ha venido reduciendo. En Brasil, por ejemplo, la caída de la tasa de deforestación se debe a una serie de factores, incluyendo: una acción más intensa por la Policía Federal para prevenir actividades ilegales; reforzada vigilancia gubernamental, y el hecho de que el decreto federal ha eliminado los créditos a las empresas y individuos con una historia de la actividad ilícita que sea perjudicial para el medio ambiente.

(Brasil CEPAL página 256)

La pérdida de la cubierta forestal en la región es generalmente atribuible a la expansión de la agricultura industrial a gran escala y el aumento de la ganadería y la actividad forestal. Este crecimiento de la actividad es una respuesta a la demanda global de productos de alimentos, combustible y madera, entre otras cosas. Tales actividades tradicionales se vuelven aún más rentable y atractivo en la ausencia de mecanismos que ponen en valor el ecosistema del bosque de los servicios-por ejemplo, la legislación adecuada y los instrumentos económicos acompañado de financiación para la aplicación. Extracción de madera es uno de los factores detrás de la pérdida de superficie forestal, aunque algunas partes de la región están empezando a ver una transición hacia la extracción de madera sostenible. Mientras tanto, entre 2000 y 2004, aproximadamente 3,3 millones de hectáreas de bosque se perdieron en el incendio, principalmente en los bosques áridos y semiari tropicales. Burning para la fertilización sigue siendo un factor importante también.

Emisiones de CO2

El volumen total de las emisiones de CO2 en América Latina y el Caribe ha aumentado de manera constante desde 1990.

Teniendo en cuenta las emisiones procedentes de la quema de combustibles fósiles y producción de cemento, pero sin tener en cuenta las emisiones de los cambios en el uso del suelo, el volumen de las emisiones, como proporción del PIB se ha reducido ligeramente. Según la Comisión Económica para el Caribe (CEPAL) proyecciones Latinoamérica y el Caribe, las emisiones de CO2 de la región es muy probable que continúe aumentando, ya que sus economías 'desacoplamiento energético y de descarbonización aún no son suficientes para compensar la demanda de energía fuerte y creciente.

Aunque hay una gran variación entre los países, las emisiones per cápita de CO2 de la región, con un promedio entre 2.5 y 3.3 toneladas métricas per cápita al año entre 1990 y 2006, están muy por debajo de los niveles de emisiones de las economías desarrolladas ".

(Figu VII 3 CEPAL)

Uno de los principales desafíos que enfrenta la región es reducir las emisiones de CO2 de los cambios de uso del suelo

-La deforestación, en particular, que están directamente relacionados con el indicador de la cobertura forestal. A diferencia de otras regiones en desarrollo, las emisiones netas debidas a cambios en el uso del suelo y la silvicultura son positivas en América Latina y el Caribe. En las otras regiones, el efecto de los sumideros de carbono supera el efecto de las emisiones. La selva amazónica es fundamental en este proceso, porque si bien es una reserva importante de carbono, su papel como sumidero está en peligro por el hecho de que, como un ecosistema, es en el punto de equilibrio en términos de crecimiento de la biomasa y la pérdida, que significa que su capacidad de secuestrar carbono adicional es limitado. Más allá de su contribución a las emisiones y su potencial para la mitigación, la selva amazónica juega un papel fundamental en el clima de la región. Por otra parte, la región cuenta con un tercio de la biomasa forestal del mundo y dos tercios de la biomasa forestal tropical. Por lo tanto, tiene un gran potencial para contribuir a los esfuerzos globales para mitigar el cambio climático a través de los servicios de retención de CO2 disponibles en sus bosques.

Fuente: CEPAL

Agua y Saneamiento

El mundo ha cumplido la meta de agua potable de los ODM, cinco años antes de lo previsto, y América Latina y el Caribe tiene la mayor proporción de la población que utiliza fuentes mejoradas de agua entre las regiones en desarrollo: desde el 85 por ciento en 1990 al 94 por ciento en 2010 (cerca de la participación región desarrollada de de 99 por ciento).

A pesar de la mejora en la mayoría de las regiones en desarrollo, la meta de saneamiento está todavía fuera de su alcance. Completamente 72 por ciento de todos los que carecen de acceso a mejores servicios de saneamiento vive en las zonas rurales, al igual que 90 por ciento de los sujetos a la práctica de alto riesgo de la defecación al aire libre (949 millones de personas). Esta crisis del saneamiento rural persiste incluso América Latina, que tiene una alta cobertura de fuentes mejoradas de agua potable: 17 por ciento de la población rural de América Latina y el Caribe aún defecar al aire libre.

El PNUD en América Latina y el Caribe

  • Maribel Úbeda, beneficiaria de la planta micro-hidroeléctrica en Wanawás, Nicaragua. Gracias a la energía de la planta, inició un pequeño negocio de venta de carne, sorbetes caseros y refrescos (Foto: Walter Lacayo/PNUD Nicaragua)

    Nicaragua: la electricidad empodera a las comunidades rurales

    Maribel Úbeda pertenece a una de las 4.400 familias de ocho comunidades rurales de Nicaragua que recibieron electricidad cuando las autoridades inauguraron en su aldea lasmore

Emisiones de dióxido de carbono (CO2), 1990, 2009 y 2010

Bar Chart

1.42 Años
hasta
el final del 2015

1990 2015
Metas e Indicadores
  1. Meta 7A: Incorporar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y los programas nacionales e invertir la pérdida de recursos del medio ambiente
    • 7.1 Proporción de la superficie de las tierras cubiertas por bosques
    • 7.2 Emisiones de dióxido de carbono totales, per cápita y por 1 dólar PIB (PPA)
    • 7.3 Consumo de sustancias que agotan la capa de ozono
    • 7.4 Proporción de poblaciones de peces dentro de límites biológicos seguros
  2. Meta 7B: Reducir la pérdida de diversidad biológica logrando, para 2010, una reducción significativa en la tasa de pérdida
    • 7.5 Proporción de recursos hídricos totales usados
    • 7.6 Proporción de áreas terrestres y marinas protegidas
    • 7.7 Proporción de especies amenazadas de extinción
  3. Meta 7C: Reducir a la mitad, para el año 2015, el porcentaje de personas que carezcan de acceso sostenible a agua potable
    • 7.8 Proporción de la población que utiliza fuentes de abastecimiento de agua potable mejoradas
    • 7.9 Proporción de la población que utiliza servicios de saneamiento mejorados
  4. Meta 7D: Haber mejorado considerablemente, para el año 2020, la vida de por lo menos 100 millones de habitantes de tugurios
    • 7.10 Proporción de población urbana que vive en barrios de tugurios [La proporción real de personas que viven en barrios de tugurios se mide mediante una variable sustitutiva representada por la población urbana que vive en hogares con al menos una de las cuatro características siguientes: a) falta de acceso a un mejor abastecimiento de agua; b) falta de acceso a un mejor saneamiento; c) hacinamiento (3 ó más personas por habitación); y d) viviendas construidas con material de corta duración. ]